Eyaculación precoz

El término de eyaculación precoz se emplea muy frecuentemente, pero no siempre de manera ajustada a las características del consultante o a la realidad de la relación de pareja.

 

A continuación damos respuesta a algunas de las cuestiones que habitualmente suelen aparecer en la consulta sexológica respecto a las dificultades en la eyaculación.

¿Qué significa eyaculación precoz?  

A pesar de ser un término que se acuñó hace unas décadas sigue vigente en algunos medios en los que se emplea para describir a aquella eyaculación que se produce de forma rápida.

 

En el varón, la eyaculación describe la expulsión de semen a través del pene. A esta respuesta fisiológica se le adjetivó de "precoz" al entenderse que se originaba demasiado pronto para alcanzar algo...


Concretamente, hace medio siglo se observó que las mujeres no solían experimentar orgasmos con la penetración vaginal.

Entonces se planteó que la causa de ello podría ser un insuficiente tiempo de estimulación vaginal, siendo entendida como precoz la eyaculación masculina que no dejara espacio al orgasmo femenino.

 

 

Es importante aclarar que, con los estudios sexológicos actuales, no es posible seguir vinculando el tiempo de estimulación vaginal con el orgasmo femenino porque no se ajusta a la realidad de la fisiología femenina ni de los encuentros sexuales. 

 

Por tanto, no hablamos de patología, trastorno o disfunción, en todo caso de dificultades, insatisfacciones o desajustes respecto a cómo transcurren los encuentros sexuales. 


Las limitaciones encontradas exigen un nuevo replanteamiento tanto del término como de la problemática que se le ha asociado.

 

¿Si eyaculo rápido tengo un problema?

La eyaculación será rápida o lenta según qué referencia se tome y qué objetivo se busque en los encuentros eróticos.

El tiempo por si solo no tiene porqué determinar la satisfacción en pareja.


Los profesionales sabemos que una dificultad común o habitual se puede convertir en problema desde el momento en que colocamos una etiqueta clínica diagnóstica, por ello, es importante aclarar estas cuestiones antes de iniciar una intervención.


La intervención suele realizarse cuando el consultante acude porque la eyaculación percibida como rápida genera malestar o insatisfacción erótica.

 

Entonces, aquellos casos en los que el tiempo de eyaculado no implique insatisfacción en el consultante o en la pareja, no tienen porqué ser susceptibles de asesoramiento sexológico. 


¿Cuál es el tiempo normal que se suele aguantar antes de eyacular?

Existen diversos medios informativos que intentan establecer tiempos de eyaculado, sin embargo, parecen responder más a intereses comerciales que a un acercamiento al crecimiento erótico. 


La palabra "normal" connota un juicio de valor sobre lo que es aceptable o normativo. 

 

En cuestiones de amatoria no existen tiempos “normales” ni “recomendables”, ya que cada individuo y cada pareja marcan lo que les resulta satisfactorio.

 

¿Por qué eyaculo más rápido de lo que quisiera?, ¿Cuáles son las causas? 

Para responder se hace imprescindible entender cómo se produce el proceso eyaculatorio. 

Consta de dos fases diferenciadas, en la primera: la próstata, los conductos deferentes y las vesículas seminales conducen el semen a la uretra prostática donde se acumula. Cuando el líquido está preparado para salir se produce el "reflejo eyaculatorio" (que suele percibirse con la sensación de que la eyaculación ya es inevitable).

En la segunda fase: los músculos se contraen para propiciar la expulsión del semen. Suele acompañarse también de la sensación orgásmica.

 

Únicamente puede ser modificable la primera fase (antes de que ocurra el reflejo eyaculatorio), en ésta se puede intervenir para gestionar el nivel de excitación y alargar así el tiempo previo a la eyaculación, si fuera preciso.  

 

En relación a las causas, la eyaculación se produce como consecuencia natural de la fisiología masculina. 

Su control puede verse alterado por causas neurológicas o urológicas en casos puntuales. Sin embargo, en la mayor parte de casos, la rapidez es originada o intensificada por variables personales, sociales, relacionales y/o educativas.

 

El diagrama siguiente puede ejemplificar el mecanismo que queremos explicar:

eyaculación precoz
Mecanismo en la eyaculación precoz

No controlo mi eyaculación, ¿Qué puedo hacer?, ¿Tengo que acudir a un sexólogo?

El criterio principal para intervenir no es el tiempo previo a eyacular, sino si existe malestar asociado a cómo se produce la eyaculación.

 

Si existe malestar o insatisfacción por cómo se produce el encuentro sexual, el sexólogo es el profesional cualificado para la intervención.

 

En caso de intervención, ésta se adecuará específicamente a las características y necesidades del consultante o de la pareja que acude.

 

 

Si tiene más preguntas sobre este tema, puede dejarnos un comentario con su consulta, o bien solicitar una cita para resolver dudas.

Escribir comentario

Comentarios: 0